Porras Asesores. Asesoría Fiscal en Zaragoza.

Auditoría de cuentas en Zaragoza

Asesórate con un auditor
de cuentas experto

Nuestra experiencia de más de 25 años realizando Auditorías Contables a empresas de todos los sectores , nos avala como expertos en el auditoria de cuentas para la transparencia y fiabilidad de cualquier sociedad. La auditoría tanto obligatoria como voluntaria estudia la imagen fiel de la empresa. En muchas ocasiones por diversas necesidades, el accionariado puede necesitar o ser conveniente la realización de una auditoria voluntaria.

Auditamos las cuentas de su negocio

La independencia, la claridad y el punto de vista de un experto ajeno a la empresa nos hace detectar las situaciones más importantes para el desarrollo económico de la empresa. La realización de una Auditoría Contable, obligatoria o voluntaria, reporta un elevado valor añadido y nos hace más competitivos.

Formación continúa de nuestros auditores

Nuestros auditores siguiendo el desarrollo del artículo 8.7 de la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoria de Cuentas, que establece que los Auditores inscritos en el ROAC deberán seguir cursos y realizar actividades formativas continuadas, cumplen con todos los requisitos anualmente, actualizando constantemente sus conocimientos a la situación económica actual.

Preguntas frecuentes

Según la Ley de Auditoría de Cuentas, se entenderá por auditoría de cuentas la actividad consistente en la revisión y verificación de las cuentas anuales, así como de otros estados financieros o documentos contables, elaborados con arreglo al marco normativo de información financiera que resulte de aplicación, siempre que dicha actividad tenga por objeto la emisión de un informe sobre la fiabilidad de dichos documentos que pueda tener efectos frente a terceros.

La auditoría de cuentas tendrá necesariamente que ser realizada por un auditor de cuentas o una sociedad de auditoría, mediante la emisión del correspondiente informe y con sujeción a los requisitos y formalidades establecidos en la Ley de Auditoría de Cuentas

La realización periódica de una Auditoría de Cuentas aumenta considerablemente la fiabilidad y la utilidad que la información financiera proporciona; sin embargo, existe una percepción generalizada y errónea de considerar a los auditores como jueces y a las auditorias como algo negativo a lo que se someten las empresas cuando están obligadas por la legislación mercantil; pero desde el punto de vista empresarial y estratégico debemos conocer que la realización de una auditoría de cuentas en nuestra empresa, ya sea de manera obligatoria como voluntaria, nos reporta un elevado valor añadido y nos hace más competitivos.

BENEFICIOS QUE APORTA LA AUDITORÍA DE CUENTAS PARA NUESTRA EMPRESA:

  1. – El trabajo del Auditor hay que verlo en positivo pues aporta información y control de la situación real de la empresa
  2. – El Auditor de Cuentas no es un contable ni un revisor de la contabilidad que analiza la totalidad de la documentación contable, sino que utiliza procedimientos de auditoría basados en muestreo que nos permite detectar errores contables y analizar el impacto que estos errores pueden tener en la Cuentas Anuales
  3. – El trabajo del Auditor de Cuentas garantiza credibilidad y fiabilidad ante terceros con respecto a la información que ofrecen los estados financieros auditados, tanto cuando se depositan las cuentas anuales en el Registro Mercantil, como en distintos ámbitos empresariales a los que aportan valor añadido elevado y mejoran la gestión: económico, fiscal, financiero, jurídico, laboral, social, comercial, marketing… de nuestra empresa.
  4. – La Auditoría de Cuentas sirve para la toma de decisiones estratégicas en nuestra empresa en base a datos e información real y contrastada obtenida de los sistemas de información, de los procedimientos administrativos y contables, del sistema de control interno que tiene la empresa, de la planificación fiscal y laboral, entre otros.
  5. – El Auditor de Cuentas nos da la fiabilidad e imparcialidad de la opinión de un profesional independiente.
  6. – El trabajo del Auditor de Cuentas permite la detección y gestión de riesgos tanto externos como inherentes del propio negocio, lo que nos permite mejorar la calidad de la empresa y de la información financiera.
  7. – El Auditor de Cuentas proporciona información útil y fiable para la toma de decisiones a diversos colectivos relacionados con la empresa, como socios o posibles socios, administradores, gerencia, entidades de crédito, proveedores, clientes, empleados, etc.
  8. – Las entidades bancarias valoran positivamente los procesos de Auditoría de Cuentas Voluntaria, por lo que nos ayuda a financiarnos.
  9. – El Auditor de Cuentas es un profesional cualificado, independiente de nuestra empresa,  que está sujeto a un régimen de responsabilidad por la labor que desarrolla, está obligado a mantener secreto profesional de la información que conozca y debe seguir en el desempeño de su función una normativa de actuación técnica responsable.
  10. – El Auditor de Cuentas nos aporta su conocimiento y experiencia para detectar problemas en nuestra empresa en la gestión, organizativos o productivos y en ningún caso es un Inspector de Hacienda, ni su misión es buscar fraudes u operaciones irregulares, ni viene a juzgarnos ni crearnos problemas.
  11. – La Auditoría de Cuentas aporta una serie de servicios que facilitan el logro de los objetivos, controlando riesgos y dándoles más rentabilidad a las empresas, pues el Auditor no solo certifica, sino también ofrece sugerencias y recomendaciones que refuerzan el papel de sus directivos favoreciéndoles en la toma de decisiones en las expectativas de crecimiento de sus empresas, al dotarles de una herramienta competitiva que les permite tener indicadores financieros de máxima calidad y fiabilidad.

La legislación española sólo obliga a hacer una auditoría por parte de una entidad independiente a las empresas que reúnen las siguientes condiciones:

  • Cuando el activo supera los 2,85 millones de euros.
  • Cuando la cifra de negocios es superior a 5,7 millones de euros anuales.
  • Cuando el número de empleados supera los 50.

Que una empresa no reúna estos criterios no quiere decir que no deba hacer una auditoría. Si bien es cierto que no es obligatorio legalmente, sí que es recomendable de cara a una mayor transparencia y mejor toma de decisiones.

En situaciones como la búsqueda de nuevos inversores o de créditos o préstamos bancarios, una auditoría financiera externa siempre será de gran ayuda.

Una Auditoría de Cuentas no sólo mejora la transparencia y fiabilidad frente a terceros, sino que también mejora la calidad interna de la gestión.

 La consecuencia más grave que podría acarrear para una empresa no realizar la auditoría sería la imposibilidad de poder registrar los actos jurídicos y mercantiles, lo que conllevaría consecuencias muy negativas para la compañía y sus socios. Hasta el momento en el que se depositen en el Registro Mercantil el informe de auditoría correspondiente, la empresa no podrá realizar ampliaciones de capital, ventas de acciones, cambios de socios o cualquier acción que requiera de su publicación en el registro.

Cuando los directivos de la compañía ya han optado por contactar con una empresa que se encargue de realizar la auditoría, deben saber que es una gran ventaja ya que el auditor es una persona experta en materia financiera y que, además de realizar su trabajo, puede proponer mejoras en la empresa y también alertar en caso de que se estén realizando prácticas que puedan llegar a suponer un riesgo para la estabilidad financiera de la misma. El auditor, como experto en términos económicos y al resultar una persona ajena a la empresa, va a tener un impacto positivo.

¿NECESITA AYUDA?
Somos especialistas en asesoría fiscal y planificación sucesoria

Ir arriba